Las croquetas, un clásico que nunca falla

Las croquetas, un clásico que nunca falla

En el caso de las croquetas, hasta podríamos poner un subtítulo como en las películas: apto para todo público. Hasta el día de hoy, no he conocido persona alguna que no le gusten. Hasta Luisito, tan “especial” para comer, cae en la tentación y no deja ni una.
Ahora bien, pero cual es la historia de ésta obra de arte de la cocina de aquí y de allí.

Erase una vez en Francia

Según las referencias encontradas, las croquetas nacieron en la corte de Luis XIV en Francia. Antonin Carême, un cocinero francés decidió sorprender en un banquete para el príncipe de Inglaterra y para el Archiduque de Rusia. Es así que presentó un plato de bechamel recubierta por una capa gruesa y crujiente al que denominaba croquettes à la royale. A partir de ese momento, las croquetas pasaron a considerarse un bocado exclusivo de la nobleza.
Ya a España, aterrizaron más adelante. Se encuentran datos en el libro “El cocinero español y la perfecta cocinera”, hacia 1867 en Málaga. Y desde ahí, a conquistar toda la geografía española.

Y que significa Croqueta?

Croqueta es una palabra que viene de la francesa croquer, la onomatopeya de «crujir”. De ahí, con un poco de análisis nos damos cuenta que si una croqueta no es crujiente no debería de ser llamada croqueta. Volvamos al nombre, de croquer pasamos a croquette y de croquette a croqueta. Voilá!

Patrimonio de la humanidad

Y si, ya a ésta altura son conocidas en todo el mundo. Ya bien las puedes consumir en el desayuno, almuerzo, merienda o cena … cuando quieras. Ahora, en la variedad de la gastronomía mundial podremos encontrar las variantes mas disímiles: sin lactosa, sin gluten, con patata como masa e infinidad de opciones más.

Nuestra opción

Ahora desde Grenoucerie, como singulares que somos, quisimos desarrollar una croqueta para acercar una opción tradicional pero con matiz diferencial. Así, nació una primer Croqueta de ancas .. Kroaqueta al ajo negro. y por qué ajo negro? Porque tiene todas las particularidades típicas del ajo pero además, potencia sus beneficios saludables y brinda un toque inigualable. Tiene un interior cremoso con un sabor profundo pero suave, incluyendo notas ligeramente afrutadas, todo recubierto por una capa sutil y crocante.

Algunos truquillos para la cocción

Ahora, una vez que tengas las croquetas listas sugerimos dejarlas 30 minutos a temperatura ambiente. Esto permitirá que el rebozado se reseque un poco y así, queden más crocantes. Ahora bien, el otro paso imprescindible es el proceso de fritura. Es importante echar abundante aceite de oliva en una sartén o freidora. Hay que conseguir una temperatura constante durante toda la fritura. Esta temperatura será en torno a 175º C. Para saber si la temperatura es exacta, echa una primera croqueta y si hace burbujitas a su alrededor, el aceite está a temperatura correcta. Evita echar muchas unidades ya que bajara rapidamente la temperatura del aceite.

Lo ideal sería usar una sartén pequeña, más bien honda y así, nos permite echar abundante aceite evitando freír más de seis en cada tanda. Así, conseguiremos unas croquetas con una corteza sin fisuras y perfecta.
Para sacarlas, prepara un colador grande. Una vez fritas las croquetas las pasas por el colador, y luego a papel de cocina. Si las pasas directamente a papel de cocina, la propia grasa que sueltan pueden terminar ablandándolas por el lado que apoyan en el papel. Con el colador se evita esto.
Ahora, solo queda que las pruebes! Te atreves?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.