ancas de rana

Las jornadas de las ancas de rana se avecinan

Quedan horas para que se inauguren las 1º jornadas gastronómicas de ancas de rana en Carbellino de Sayago. Este pueblo sayagués con tanto encanto abre las puertas para recibir a todos aquellos fanáticos de las ancas de rana. Obviamente, las almas curiosas que quieran probarlas por primera vez, también tendrán su espacio.

El Bar Restaurante el Abuelo y Hotel Rural Casa Encarna invitan a acercarse y probar las diferentes propuestas que tienen para estas jornadas. Desde recetas tradicionales como ancas de rana rebozadas y ancas de rana al ajillo hasta otras elaboraciones sorpresas se darán cita desde el 6 al 15 de octubre. No faltará un gesto de hermandad con La Bañeza y así, tendremos la posibilidad de degustar las famosas ancas de rana a las bañezana elaboradas por una referente de la cocina Leonesa como es María del Pilar Fernández (integrante de Eurotoques y cocinera de Los Angeles y Las Canteras).

La idea

La idea de éste evento surgió durante una visita de Javier Perez Andrés a Carbellino. Si quieres saber más, puedes ver el programa dedicado a éste pueblo, su gente, su historia y su gastronomía.

Los protagonistas

Además de las ancas de rana, las protagonistas de éste encuentro son Encar y Edu con su gastronomía. Casa Encarna se encuentra en la entrada de Carbellino, sobre la carretera a Almeida. Es un Centro de Turismo Rural dirigido a los interesados en disfrutar del medio natural, en un ambiente cálido y familiar.  El Bar Restaurante El Abuelo, con Edu a la cabeza, se ubica en  Calle el Barco Nº 2, a pasitos del Ayuntamiento. Desde su cocina, nos sorprende con platos de siempre con su toque personal.

Ambas, junto con Singular by Grenoucerie, emprendemos éstas primeras jornadas gastronómicas para potenciar nuestra tierra sayaguesa. La cita asegura una oferta de cocina rural en un escenario cultural y etnográfico inigualable.

Un poco más sobre Carbellino de Sayago

ancas de ranaSe encuentra a 49 km de la capital zamorana y con una superficie cercana a los 33km2,  se emplaza a la vera del embalse Almendra. Posee una población de casi 200 habitantes que cada 13 de junio festeja el día de su patrono: San Antonio.

Desde ya, estas jornadas es una buena oportunidad para descubrir el encanto de este municipio y de su gente.  Destaca su arquitectura con viviendas de piedra y sus corrales, “casitos”, molinos, fuentes hasta sus cortinos y cortinas. Estas últimas son un patrimonio invalorable de esta zona: parcelas de uso agrícola y ganadero delimitadas por consistentes paredes de piedra, aún hoy, hay decenas de kilómetros de estas construcciones de origen prehistórico magistralmente mantenidas por todos los vecinos durante siglos.

Capítulo aparte merecen sus artesanías. Canteros, guarnicioneros, cesteros, tejeros, panaderos y artesanos del cuero e incluso del fino trabajo de la talla del hueso y la cornamenta de las reses. De las  del pueblo salieron las piedras del suelo de la Plaza Mayor de Salamanca o del puente de piedra de Ledesma, labradas con maestría por vecinos del pueblo. Basta con pasear por cualquiera de las calles del pueblo o ver la columnata del Ayuntamiento y las escuelas para encontrar ejemplos del exigente trabajo del cincel. Ha sido famoso por la calidad de sus barreros, principalmente el del pago de Carreros, con cuya materia prima se elaboraron tejas y alfarería típica. A diferencia de la famosa y vecina localidad de Pereruela, el barro de Carbellino no es bueno para asar, sino para guardar manteca, vino, aceite o agua. Cántaros, asadores, baños y tinajas se cocían en los alfares que había en el pueblo. Aún quedan dos hornos junto a la ermita del Humilladero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *