EN BUSCA DE LAS MEJORES ANCAS DE RANA PARADA EN SINGAPUR

Unos años atrás con el afán de encontrar las mejores técnicas de reproducción para las ranas, estuvimos en Singapur… Bueno, en realidad fuimos porque es uno de los pocos lugares donde es posible encontrar el ingrediente secreto del Hashima.

El país

Singapur es un país pequeño situado en una zona estratégica de paso, con una actividad frenética de cargueros. La visión desde el avión de la bahía con una estampa minada de barcos cargueros, simulan a un hormiguero en el mar. La ciudad sorprende por lo cosmopolita en medio de una zona selvática. Limpia, ordenada aunque la mezcla de asfalto y el calor agobiante no invitan a perderte por las calles, mas bien, a visitar alguno de los muchos centros comerciales  con aire acondicionado, o bien perderte en los bajos y refrescantes establecimientos locales para probar las ancas de rana.

Increíble como tienen estructurado el país. Lo que mas nos sorprendió fue que en la zona norte tienen un área dedicado a la cría de distintas especies animales. Preocupados por la falta de proteína animal, tiempo atrás habían creado unas pequeñas granjas a modo de centro de investigación. La mas rara para nosotros, la dedicada a la cría de libélulas.

La granja: Jurong Frog Farm

Después de concretar una cita con la señora Chelsea Wan, y que nos enseñara las instalaciones de cría de rana toro; conversamos un rato acerca de sus proyecto al frente de Jurong Frog Farm. Aprendimos que no solo se consumen las ancas de rana, sino que también aprovechan la piel para hacer fundas; tienen una actividad didáctica y hacen tours de visita, incluso te venden el alimento para alimentar las ranas, ya que también te puedes llevar unos renacuajos o bien la rana adulta como mascota. La mejor gestión de una granja de ranas que hemos visto.

Funda de piel de rana

Funda de piel de rana

El preciado Hashima que ellos utilizan en sopas vigorizantes, lo analizaremos en otro post mas detenidamente, pero indicaros que compramos 5gr a 15 $ Singapurenses…..

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *